lunes, 20 de abril de 2009


Después de una semana de mas pruebas médicas en mi pierna izquierda y, a priori, con buenas perspectivas, decidí a última hora tomar parte en la carrera popular que se celebra todos los años en la localidad madrileña de Mejorada del Campo y que es conocida como “La carrera de Primavera”. Así aproveché que tenía un poco de tiempo libre el pasado viernes 17 abril, y a la salida de la “electromiografía” que me practicaron en el Hospital Carlos III (y a la vista de la cual parece ser que no tengo ningún nervio afectado en la pierna), me acerqué a la tienda Bikila para formalizar la inscripción a esta carrera. La intención era la de hacer el último entrenamiento rápido previo al MAPOMA y no perder las sensaciones de la competición.

Esa era la idea original, aunque como siempre luego nada me sale como tengo previsto, y es que últimamente tengo la sensación de estar “algo” gafado, y es que cuando parece que muscularmente me encuentro mejor, y puedo correr sin muchas molestias, resulta que ahora me he pillado un resfriado de tres pares de narices, que me hizo pasar toda la madrugada del sábado al domingo con fiebre, escalofríos y sudores fríos por lo que no pude pegar ojo en toda la noche. Así me levanté el domingo con la cabeza como un “bombo”, con una sensación de cansancio y pesadez absoluta y sin ganas de nada, ni de comer, ni de beber, ni de hablar y mucho menos de correr. Aunque ya nos conocemos todos, y basta que uno tenga un dorsal y que halla quedado con algún compañero de carreras para que nos presentemos en la línea de salida, cuando lo mas lógico hubiera sido quedarme en la camita e intentar dormir y descansar.

Así me marché, junto con mi cuñado Alejandro, para Mejorada del Campo, donde nos esperaba Manolo, un buen amigo nuestro y que se está aficionando también últimamente a esto del atletismo. El muchacho no sabe donde se mete, yo por mas que le he advertido creo que ya es demasiado tarde, ya le picó el “bichito del correr”, ahora ya está perdido.

Recogimos nuestros chips y ya durante el calentamiento previo a la carrera me doy cuenta, como no podía ser de otra forma, que no debía haber venido, pero los cabezotas y duros de mollera es lo que tenemos, que tenemos que correr aunque sea sin piernas, que borricos llegamos a ser. En fin, sea como fuere, pocos segundos antes de que de comienzo la carrera nos situamos bajo un arco de salida mas despoblado de lo que normalmente estamos acostumbrados, hay sitio de sobra para colocarnos y los empujones y codazos brillan por su ausencia. Pero no nos engañemos, el que no sea una prueba masificada, no significa que no halla venido a ella mucha gente de nivel, así puedo ver a un par de corredores de color, unos cuantos marroquíes, a parte de algunos habituales como Fikadu Bekele, Jami Jami, Valledor, y mi amiguete Roberto que por méritos propios se merece estar ya junto a los mejores. Por otro lado, me llama mucho la atención la gran cantidad de corredoras que se han dado cita en esta ocasión, me da la impresión que hay muchas mas chicas que en otras carreras, algunas también de color.

A las doce en punto comienza la carrera y ya en el primer giro puedo ver a mi mujer, hermana, hijos y sobrinos que dándonos una sorpresa se han acercado para vernos, recibo sus ánimos, aplausos y sonrisas y les correspondo devolviéndoles el saludo.

A diferencia de otras ediciones anteriores, el recorrido ha variado sustancialmente. Así nada mas comenzar y en los primeros metros del recorrido, hacemos un giro completo al parking donde está situada la zona de salida-meta, pasando pocos instantes después del pistoletazo de salida bajo el mismo arco donde acabamos de comenzar a correr, por lo que nuevamente, y pocos segundos después, vuelvo a ver a toda mi familia.

Ya desde el primer metro noto que no puedo respirar bien, así que me relajo y con mucha calma paso el primer kilómetro en torno a tres minutos y cuarenta segundos, voy en un grupo de corredores y corredoras bastante grande aunque rápidamente se irá deshaciendo. Pasamos el segundo kilómetro también al mismo ritmo del primero, y creo que va a ser el ritmo que llevaré durante toda la prueba, mis sensaciones son pésimas y mis pulmones hoy se quedaron en casa, que es donde debiera haberme quedado yo.

Hay tramos del recorrido donde el aire sopla con fuerza por lo que busco la espalda de alguno de los corredores que me preceden para ir un poco mas tapado, aunque pronto, y al no conseguir aguantar el ritmo que se impone en el grupo, me quedaré solo con la única compañía de una corredora que procura ir pegada a mí refugiándose del aire. Completamos la primera de las dos vueltas con las que cuenta el trazado y recibo nuevamente los aplausos de mis animadores particulares, lástima que en esta ocasión no pueda obsequiarles con una buena carrera, aun así se ponen muy contentos porque por megafonía marcan que la chica que va pegada a mi espalda es la primera en la categoría femenina, y de algún modo, y sobre todo los niños, el ver a su papá junto a la primera chica les llena de emoción, aunque por otro lado yo sepa que no tiene mucho mérito.

Comenzamos la segunda y última vuelta y ahora ya me quedo totalmente solo, ya que la chica se ha descolgado. Voy fatal de respiración, salivando constantemente y generando muchas flemas por lo que corro totalmente atrancado y sufriendo bastante, si no fuese porque sé que en apenas cuatro kilómetros voy a terminar a buen seguro que me retiraría. En fin, voy a intentar llegar a meta lo mejor que pueda y con este planteamiento afronto los últimos kilómetros. En el tramo entre el kilómetro octavo y el noveno, el asfalto se empina en una larga cuesta, donde ante mi asombro doy alcance a dos corredores que me precedían, es solo un espejismo ya que al terminar la cuesta se vuelven a escapar otra vez. Último kilómetro y ni siquiera hago amago de cambiar el ritmo, llego al tran tran, hasta las proximidades del arco de meta donde una vez mas veo a mi familia que me animan como auténticos jabatos, en otra ocasión eso bastaría para ponerme las pilas y haber intentando esprintar, pero hoy las fuerzas y estado físico es el que es, y no hay vuelta de hoja. Así paro el crono en meta en un tiempo de treinta seis minutos y pocos segundos y bastante desecho físicamente.

Lo que tenía que haber sido una carrera para coger confianza de cara al MAPOMA, se ha convertido en un auténtico calvario que me genera muchas dudas de cara al domingo que viene. Espero ir poco a poco recuperándome a lo largo de la semana, pero una cosa está clara, y es que este año, tras la lesión que me ha mantenido parado mas de dos meses, y ahora este catarrazo de última hora, no va a ser precisamente éste mi mejor maratón, de eso no hay duda.

Para postre, cuando estábamos esperando para el sorteo de regalos, recibimos una llamada que nos comunicaba el fallecimiento de una persona allegada a nosotros, por lo que lejos de descansar por la tarde como hubiera sido mi deseo, estuve todo el domingo entre el Hospital de la Princesa y el Tanatorio de la M-30, así tengo hoy yo el cuerpo.

En fin, ya llegarán tiempos mejores, ahora a intentar descansar y coger fuerzas para este próximo domingo.


Próxima estación: MAPOMA.


Salud para todos...

6 comentarios:

Landes dijo...

¡Pero Alex! una cosa es ser cabezota y otra lo tuyo... miel y cuidados esta semana, que tenemos que saludarnos el domingo.


Siento lo de ese allegado.

lourditas dijo...

Muy buena carrera para estar como estabas. A ver si no pillas nada mas esta semana.

Nuestro allegado, ha sido nuestro médico y pediatra desde que eramos nosotros pequeñitos hasta cuidar la salud de nuestros niños. Un gran médico y una grandísima persona. Ahora no vamos a tener a nuestro Rodolfo, para que nos cure nuestros pequeños males. Siempre estarás con nosotros.

Suerte a todos los que vais a correr la Maratón de Madrid.

Bssss.

maratonman dijo...

La verdad es que es digno de admiracion haberse presentado a esa carrera y mas si eran 10 kms,yo me habria quedado en cama,cuando las sensaciones no acompañan y la salud tampoco es lo mejor,pero te has presentado en meta y eso dice mucho de ti y de tu capacidad de sufrimiento que veo que es enorme.Felicidades por presentarte en meta y acabar con ese tiempazo,que se que para ti no lo es,pero para mi y para muchos otros si lo es.
Buen entrenamiento de calidad estando fatal fisicamente,para MAPOMA seguro estas perfecto y te saldra una buena carrera,seguro bajas de las 2h:45,ya veras....
Un saludo y mucho animo para esa Maraton,quedamos pendientes de tu detallada cronica con ese sub 2h:45 bajo el brazo,casi nada......y mas con tantos problemas como estas teniendo,lo tuyo si que tiene merito....

Paco dijo...

Alex a cuidarse mucho y a llegar a mapoma en el mejor estado posible! ya nos contarás. saludos

Alex dijo...

LANDES:

Mi abuelo era conocido en el pueblo con el mote de “El Guijarro”, por lo cabezota y terco que era, así que algo he debido heredar de él, ja, ja... nos vemos el domingo.
Un saludo.

LOURDITAS:
Espero como dices no pillar nada mas esta semana, aunque mucho me temo que últimamente soy el pupas. De hecho al tomar las hierbas para curar el catarrazo, esas que compré en el herbolario (equinacea), se me ha llenado la boca de pequeñas llaguitas. Está claro que no va a ser mi mejor maratón.
Un beso.

MARATONMAN:
Gracias por la felicitación, aunque lo mejor que tenía que haber echo hubiese sido quedarme en la cama. Llevo toda la semana arrastrando el catarro y sin terminar de curarlo.

En cuanto a tí, sigue motivado y entrenando, verás como mas pronto que tarde te llegarán los resultados, lo que has de hacer es ser constante.
Un saludo.

PACO.
Ya me cuido ya, pero ni por esas macho, parece que estoy gafado. Me alegro de tu mejoría.

Un saludo.

maratonman dijo...

Gracias Alex,tengo claro que la constancia es basica tanto para la dieta como para el entreno,sin ello no habra ningun objetivo a mi alcance, ni facil ni complicado,asi que de momento ahi estoy dandole.Mucha suerte para el Domingo que ya esta ahi.
Un saludo.