sábado, 1 de enero de 2011

SAN SILVESTRES POR DUPLICADO.








Buena mañana la que nos ha presentado Vicálvaro para correr por sus calles los ocho kilómetros de la San Silvestre Vicalvareña. Hace ya un par de años que la cambié por la Vallecana, y hombre, aunque no es lo mismo, sirve para desquitarse del monillo de correr el último día del año. Así me he acercado esta mañana acompañado de mis dos hijos y mi cuñado, para juntarme en la zona de salida con otros dos amigos mas, sus respectivas mujeres e hijos, así como mi cuñada, otro cuñado y sobrinos. Toda una pandilla vamos..
Mis dos amigos Javi y David además se han pertrechado de sendos carritos en los que han portado cada uno de ellos a sus dos hijos, así que han ido bastante "lastrados" durante toda la prueba.
Antes de la salida de los mayores se han celebrado las carreras infantiles y en ellas hemos podido comprobar como alguno de los mas pequeños ya van disfrutando bastante de esta fiesta que supone correr rodeado de otros compañeros y amigos.
Con puntualidad británica, a las doce menos cuarto ha dado comienzo la prueba estrella, han sido ocho kilómetros y pico sobre un circuito a dos vueltas ya conocido al haber participado en otras ocasiones. La salida la he echo muy, muy lenta, ya que me he situado bastante atrás acompañando a cuñados y amigos.
En el primer kilómetro el ritmo ha sido de calentamiento sin poder prácticamente avanzar al estar bastante tapado. A partir de ahí ya he podido empezar a correr con algo mas de comodidad al abrirse bastantes huecos por delante.
Cerca del kilómetro dos he podido saludar al amigo Landes, al que veo bastante bien, llevando un buen ritmo, nos deseamos suerte y me voy un poco hacia adelante. Voy adelantando a algunos corredores y buscando sensaciones de competición que no llego a encontrar. El ritmo que llevo es un ritmo de maratón, y eso para una carrera de apenas ocho kilómetros significa ir muy lento, pero es lo que hay, mi cuerpo en este momento no da para más, y yo tan contento, al menos disfruto de poder correr.
Pasamos el kilómetro tres, y el cuatro también, hemos subido una pequeña cuesta en la que he adelantado a algún corredor mas. Voy saludando a gente que conozco, tanto dentro del pelótón de corredores como de la gente que anima desde las aceras, corredores del club Edwards, conocidos de mi pueblo, a mi propia familia que apostada en la larga avenida me envía sus ánimos.
Llega un momento en el que paro de adelantar gente, debo ir sobre el puesto veintitantos y de repente me pasa un Papa-Noel a toda pastilla para unos metros mas adelante aflojar el ritmo. Intento llegar hasta él pero no puedo, de respiración voy bien, pero mis piernas y sobre todo mi cadera no me dan mucho "cuartelillo" y me tengo que conformar con mantener el ritmo que llevo, que creo debe estar sobre los tres minutos treinta el kilómetro mas o menos.
La segunda vuelta la hago un poco más rápida que la primera y totalmente en solitario, con la única novedad de que cerca del kilómetro siete y una vez superada por segunda vez la única cuesta del recorrido consigo dar alcance al Papa-Noel y rebasarle. Cambio, como buenamente puedo, el ritmo y entro en la pista de atletismo a buen ritmo recibiendo los ánimos de mis hijos, sobrinos, cuñada, etc. que desde la grada observan la competición. Consigo atravesar el arco de meta parando el crono en veintinueve minutos clavados, lo que me deja bastante contento, creo que he quedado entre los veinticinco primeros y eso para mí, en mi estado actual de forma supone todo un premio.
Recogo la bolsa del corredor y me dirigo a las gradas donde recibo el cariño de mis familiares y donde saludo a bastantes amigos que poco a poco van llegando y finalizando su carrera. Conozco personalmente a "Vicalvarock" al que solo conocía a través de los foros y entre otros vuelvoa ver a "Landes" y a "Josero", dos tíos majos donde los halla y gente de la que merece la pena conocer.

Sin mas nos marchamos para casa, no sin antes tomarnos unas "cuantas" cervecitas en el mismo Vicálvaro en la casa de una familiar. Hablando con mi cuñado (quien va a correr por la tarde acompañando a mi sobrino la San Silvestre Vallekana) me entero que "Carlitos" un compañero de entrenamientos, de los que hacemos el grupo de amigos los sábados en Velilla de San Antonio, a última hora se ha cogido una gripe y no va a poder ir por la tare a la San Silvestre VAllekana a la que ya estaba apuntado... ahí queda ese poso, entre cerveza y cerveza...

Aquí acabaría la crónica del día, si no fuese porque mas tarde y después de haber comido en casa le comento a mi mujer que echo de menos el ambiente de Vallekas en un día como éste, que la Vicalvareña está genial, pero que Vallekas es Vallekas, y en estas andamos cuando recuerdo que mi cuñado me ha comentado que "Carlitos" tiene dorsal y no la va a correr. Se lo comento a mi mujer y me dice que si estoy a tiempo, por qué no le llamo y me voy a correr a Vallekas... A partir de aquí los acontecimientos se suceden vertiginosamente, llamo a Carlos, (Resulta que está en el Pueblo, pero su cuñado tiene su chip)... y no sé ni como ni de que manera me encuentro en el Metro disfrazado de no se qué, y camino de la salida de la SAn Silvestre Vallekana.
Todo sucede deprisa, desde el mismo Metro llamo a mi cuñado para intentar vernos en la salida y consigo localizarle en Nuevos Ministerios, me uno al grupo que forma junto a mi sobrino, algunos compañeros de trabajo e hijos de estos y todo se convierte en una fiesta, hay alguno de sus compañeros que también van disfrazados, la gente nos mira, algunos nos hacen fotos y en menos que canta un gallo nos vemos corriendo por las calles de Madrid inmersos en una impresionante marea humana que ocupa toda la calle Concha ESpina a lo largo y a lo ancho, es realmente increíble la cantidad de gente que llega a reunir esta carrera.
Podría hablar y no acabaría nunca de los numerosas sensaciones que se perciben, gente disfrazada de lo mas graciosa, mucho colorido, las aceras en algunos tramos a tope de gente animando. En esta carrera es un pecado hablar de tiempos o de ritmos por kilómetro, aquí se viene a disfrutar y nada más, para correr ya están el resto de carreras que se celebran durante el año.
Voy sudando como un pollo, y no por el esfuerzo sino porque llevo puesta una careta de goma que me está haciendo un efecto lifting en toda la cara, de la que me salen gotas de sudor por cada uno de los poros.
Voy chocando la mano con los cientos de niños que la extienden, aunque alguno al ver la "pinta" que llevo se asusta un poco.
Pasamos el kiómetro cinco en algo mas de media hora y vamos disfrutando en cada paso del buen ambiente que reina a nuestro alrededor, mi cuñado no para de gritar y contar chistes en voz alta y nos vemos rodeados de bastantes corredores que se unen a nuestra fiesta particular, son todos bienvenidos.
Al cruzar bajo la M-30 y encarar la Avenida de la Albufera ya en Vallekas el gentío es impresionante, se ponen los pelos de punta, la cuesta que en otras condiciones supondría un auténtico obstáculo, en esta ocasión ni se nota. La subimos en un periquete, mi sobrino (que es la primera carrera en la que participa en toda su vida) incluso se anima e incrementa el ritmo, y así rodeados de palmas y gritos de ánimos llegamos a meta inmersos en una auténtica fiesta del atletismo. Ha sido casi una hora de alegría conjugada con deporte y es que VAllekas tiene algo especial, ya casi la tenía olvidada puesto que en las últimas ocasiones había participado en la carrera internacional y ahí, aunque sigue siendo una fiesta, es todo un poquito mas serio.

Ha sido un día precioso festivo-deportivo para despedir al año 2010.
Ahora solo queda pedirle al 2011 que se porte bien con todos nosotros y que a poco que se esfuerce seguro que nos dará mas alegrías que el que acabamos de completar.

FELIZ AÑO PARA TODOS.
MUCHA, MUCHA SALUD.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Encantado de conocerte personalmente!!

Feliz 2011 y sin lesiones!!!

Por la tarde tambien corri la SSVI... jejje tambien doble... solo en 41'... un buen paseo!!!

Por cierto, me voy al Maraton de Sevilla! Vas este año?

VICALVAROCK

Alex dijo...

Ya ves, al final hice también doblete, je,je..

Llevo dos años seguidos corriendo Sevilla, y en este no voy a tomar parte. Que tengas toda la suerte que te ganes con tus entrenos..

Un abrazo.
Alex.

Guillermo dijo...

Eso es vicio, sí señor.

Un saludo y Feliz año!

Lourditas dijo...

Si te dijera, "cari corre que cierran el chino y necesito una docena de huevos",,,, anda que ibas a correr.....

Que jodío, yo te anime porque me daba penita que no fueras a Vallekas, pero coño, no tardaste ni cinco minutos y ya tenías las zapatillas puestas otra vez.....

Feliz Año.

maratonman dijo...

Magnifica manera de terminar el año con diversion y corriendo dos en un dia,Feliz 2011, que te vaya todo muy bien en este nuevo año¡¡¡.
Un abrazo.

Alex dijo...

Guillermo:

Ya sabes que cuando pica el gusanillo... ja, ja.. No lo tenía previsto pero al final salió así, la verdad es que lo pasé genial tanto en Vicálvaro aunque sufriendo un poquillo, como en Vallecas donde me divertí un montón.

Lourditas:

Hay motivos y motivos para correr, y el ir a comprar al chino no es uno de ellos, ja, ja..

Un besote.

Rafa:

Muchas gracias, la verdad es que no se me ocurre otra manera mejor de despedir el año que corriendo.
Feliz año también para tí.

Un abrazo.
Alex.