domingo, 30 de enero de 2011

XII MEDIA MARATON DE GETAFE





(Fotos cortesía de Sebastian Navarrete y Runningforfree )

Acabo de llegar a casa después de un día bastante completito.

Comenzaba este domingo levantándome sobre las siete y media de la mañana, para después de hacer un desayuno bastante escueto, consistente en un café con leche y dos galletas, irme al encuentro de mi cuñado Alejandro, ya que hoy vamos en su coche. A las ocho y media ya estamos los dos juntos rumbo a Getafe donde llegamos a eso de las nueve menos cuarto de la mañana, que gozada transitar por un Madrid sin tráfico un dominguito por la mañana. Tras aparcar el coche sin problemas, (éstos vendrían después), nos dirigimos a recoger los dorsales y el chip, cosa que hacemos en un periquete al no haber prácticamente corredores todavía por la zona de recogida. Como quiera que hemos quedado con el resto de compañeros a las nueve y media y todavía queda un ratito para que llegue la hora nos damos una vuelta por la zona, hacemos una visita al Sr. Roca y comprobamos como en la cafetería del Polideportivo ya hay grupitos de corredores tomando algún café, los hay incluso mas osados que se atreven con unas apetitosas porras como acompañamiento. La verdad es que dan ganas de pedir unas, pero no quiero pasarme luego toda la carrera repitiéndolas.

Antes de que lleguen nuestros amigos puedo saludar a gente conocida de los foros, así saludo personalmente a “Bebeto” que va muy bien acompañado, como también es un placer encontrarme nuevamente con “Landes” y me presenta a un amiguete suyo conocido como “Poliloco” (quien sé de buena tinta que es una auténtica máquina de correr), poco después podría saludar también a Tomás, un antiguo compañero de trabajo al que le ha debido picar fuerte también el bichito del correr, ya que en poco tiempo me lo he encontrado en distintas carreras. Así entre saludo y saludo aparecen nuestros amigos Javi, David, Toñin, Antonio, Carlos, Pedro, y el incombustible Enrique, quien a sus taitantos años sigue en la brecha dando guerra, al igual que el amigo Francisco (habitual de las pruebas de cien kilómetros y campeón en su categoría en varias ocasiones) quien pasando ya de los sesenta años tampoco se pierde una oportunidad de participar en alguna carrera.

Pues bien, hechos los correspondientes saludos nos dirigimos a despojarnos del chándal del que tan buen uso estamos haciendo en esta mañana, que si bien no es tan fría como en ocasiones anteriores, bien es cierto que al menos está bastante fresquita. Es por ello por lo que tanto Alejandro como yo nos echamos por encima a modo de jersey una bolsa de basura tamaño XS que a punto estamos de reventar por los cuatro costados, bueno al menos nos protegen algo del frío. Una vez ya con la “ropa de faena” calentamos durante algunos minutos en un parquecito aledaño al arco de salida, donde la mayoría aprovechamos la intimidad que ofrecen unos arbustos para aliviar nuestras vejigas, despidiendo a las aguas menores entre algunas risas vertidas con motivo de la dificultad de algunos para encontrar, debido al frío, el artilugio encargado de dar salida al despreciado elemento. A pocos minutos de las nueve y media nos deseamos todos suerte y tomamos posiciones dentro del gran grupo que paulatinamente se va formando a medida que se acerca la hora del inicio de la competición. Junto con Carlos y Pedro me sitúo en una zona delantera, a escasos tres metros tras el arco de salida, donde me saluda nuevamente “Landes” que está justo a mi lado y quien me señala el peligro que tengo justo delante y del que no me había dado cuenta, éste está pasado el arco de salida en forma de pivotes que delimitan un carril bici. Le agradezco la información y deberé estar muy atento a ellos si no quiero tener algún contratiempo.

Sin tiempo para mucho mas, y con bastante puntualidad, se escucha el pistoletazo de salida, pues nada, a correr. A pesar de estar bastante adelante en la salida, todavía hay muchísima gente por delante de mí, debido a ello en la primera decena de metros apenas se puede correr y hay que ir muy pendiente de donde se ponen los pies, y a medida que vamos avanzando se van abriendo algunos pequeños huecos por donde poder colarse aunque enseguida algún corredor vuelve a taponar el paso. Es debido a esto a lo que decido salirme al carril bici y hacer bastante tramo del primer kilómetro por él, intento quitarme a cuanta más gente mejor de la que tengo por delante y esto me hace pasar el primer kilómetro en tres minutos y treinta segundos, demasiado rápido, he de relajarme. Una vez superado el tumulto inicial ya se puede correr a gusto, bajo un poco el ritmo y voy mirando a que grupito acoplarme de los varios que tengo por delante. Veo que en uno de ellos va tirando un buen corredor del Clínicas Menorca y decido llegar hasta ellos pues pienso que es una buena referencia a la que poder seguir. Así adelanto a un par de pequeños grupitos de atletas, también a una africana que debe ir entre las diez primeras féminas, y en dos o tres kilómetros ya llego hasta donde quiero.

La carrera discurre por calles amplias, afortunadamente no hay aire y la temperatura, aunque fresca, es buena para correr, en mi opinión hay unas buenas condiciones para poder sacar todo el potencial que un corredor pueda tener, sin excusas climatológicas, ni de recorrido, ni por supuesto del perfil, al ser éste completamente llano, salvo algún pequeñísimo desnivel apenas perceptible. Así voy un poco reservón a cola de grupo, pasamos una glorieta presidida por un enorme lazo y encaramos otra calle amplísima donde se puede correr plácidamente. Negociamos un giro de noventa grados a la derecha e inmediatamente otro hacia la izquierda que desemboca en una larguísima recta de mas de dos kilómetros donde el primero de ellos pica un poquito hacia arriba y en el que el único inconveniente son los continuos badenes que la jalonan. Durante este tramo sigo en la cola de este grupito que lleva un muy buen ritmo, por lo que ni me planteo el seguir progresando, creo que definitivamente me quedo en él e intentaré aguantar el ritmo que llevan ya que noto que poco a poco lo van incrementando.

Al final de la larga recta salvamos una curva de ciento ochenta grados y encaramos otra larguísima recta, mas larga incluso que la anterior que discurre por las mismas entrañas de Getafe, y cuyo pavimento consiste en un galante adoquinado urbano que sirve meramente para adornar la vista, ya que los pies los deja literalmente pulverizados. No obstante, ello es compensado por ser el tramo de la carrera donde mas público se congrega y donde recibimos ánimos de una forma mas directa y cercana al ser la calle algo mas estrecha que las anteriores. Este tramo es el comprendido entre los kilómetros siete y nueve, y aún quedará un tramo de recta hasta llegar de nuevo a los dominios de la rotonda del “Lazo” donde adelantamos a otro par de corredoras de color. En ella giramos a la derecha y el grupo sigue todavía compacto, de echo, hace rato que desde las aceras se escucha a algún aficionado gritar eso de “buen grupito”.. “Que no se rompa ese grupito”.. y cosas parecidas. En este punto decido que ya he “chupado rueda” durante bastante rato y mi ego personal no me permite estar agazapado durante mas tiempo, por lo que paso a la cabeza del grupo y tomo las riendas del mismo.Ahora soy yo el que va marcando el ritmo, que por otro lado sigue siendo el mismo que traíamos, ni mas rápido ni mas despacio.

Pasamos el décimo kilómetro en treinta y cinco minutos y pico, y sorprendentemente noto que voy bien, con esas buenas sensaciones que hacía ya muchas carreras que no encontraba. Esto me anima, y sumado a que el perfil pica un poquito hacia abajo decido seguir durante un rato mas tirando del grupo, conjunto compuesto de unos seis o siete buenos corredores, ya que hace ya mas de diez kilómetros que llevamos un ritmo que se puede considerar como exigente. Delante de nosotros podemos comprobar como una de las keniatas, concretamente la que ocupa la cuarta posición en chicas, se ha descolgado del grupo en el que corría y le vamos recortando poco a poco la distancia. Sigo tirando de la tropa y en poco mas de un kilómetro damos caza a la keniata quien se integra en la disciplina del grupo, y quien lejos de acomodarse en él pasa conmigo a tomar la cabeza del mismo yendo con ella a relevos durante unos cientos de metros. Ahora por delante quedan dos corredores que son los que me marco como próximo objetivo al que poder llegar.

Pasamos el kilómetro once y hacemos un nuevo giro a otra rotonda para volver por la misma calle pero por su lado opuesto, esto nos permite ver a los corredores que nos persiguen y a los que sacamos un buen trecho. Llegados al doceavo kilómetro dejo la cabeza del grupo y toma mi relevo uno de los corredores que va a mi estela, miro brevemente hacia atrás y veo que el corredor del Clínicas Menorca aguanta como un jabato, así como otros cinco mas y también la keniata, aunque ésta ha pasado a la cola de la formación. Me centro únicamente en seguir al corredor que ahora nos dirige durante un par de kilómetros, y de vez en cuando entro al relevo con él, dando caza entre ambos a los dos corredores que llevamos por delante y quienes pasan a engrosar nuestra masa. Al llegar de nuevo a la conocida rotonda del “Lazo” salen dos valientes del grupo con la descarada intención de irse hacia delante. Yo en este momento no me encuentro con fuerzas para poder seguirles y decido seguir a ritmo y ver que pasa. Nadie sale con ellos y el resto seguimos a ritmo completando el recorrido.

Una vez nuevamente en la primera de las largas rectas, empezamos ya a perder unidades y a marchar algo mas desperdigados. Hay un momento de dudas ya que el grupo se empieza a romper. Por detrás se queda gente y por delante vamos dando caza a algunos corredores desfondados, lo que en el argot del corredor popular se denomina como “ir recogiendo cadáveres”. En esas dudas estamos cuando sobre el kilómetro dieciséis decido seguir hacia delante y que sea lo que Dios quiera, al ser la segunda vuelta conozco lo que me queda por delante y son varios kilómetros favorables, salvo la incomodidad del adoquinado. Así, salto de lo que queda del grupo y tras de mí lo hacen dos atletas mas, todavía nos queda un largo kilómetro de recta donde tras adelantar a otro corredor me doy cuenta que se trata de un conocido mío, concretamente de un pueblo llamado Esplegares que se encuentra lindando con el pueblo donde nació mi padre. Nos saludamos brevemente, nos damos ánimos y cada cual sigue a su historia.

Nuevo giro a la rotonda mas alejada del recorrido y nuevamente pateamos el adoquinado de la calle Madrid, ahora somos un trío en el que voy en cabeza y a ratos me da relevos otro corredor, notando como el tercero en discordia bastante hace con aguantar el ritmo, a tenor de lo que se escucha en su respiración, por lo que no hemos de esperar ningún relevo por su parte, yo al menos eso pienso. Pasamos el kilómetro dieciocho y ahora podemos ver a alguna bicicleta delante de nosotros, eso es sinónimo de que tenemos cerca a la tercera de las chicas ya que suelen ir acompañadas de algún ciclista que indica su posición. Efectivamente, según vamos recortando la distancia que nos separa de ella podemos observar, mas nítidamente ya, como se trata de la marroquí Nazha Machrouh, excelente corredora del club Bikila, y quien en solitario está tratando de defender su magnífica posición. En este punto ya empiezo a notar el esfuerzo realizado y las piernas empiezan a quejarse, además de que la fatiga está haciendo ya acto de presencia.

Por fin, en los imperios del kilómetro diecinueve abandonamos el dichoso adoquinado y podemos correr mas cómodamente por un encarnado carril bici. Ahora ya voy definitivamente tocado y son mas los ratos en que mi compañero de viaje toma la cabeza del trío, que en los que lo hago yo. Nos separan escasamente unos veinte metros de la marroquí y cuando parece que ya la vamos a dar alcance superamos el kilómetro veinte que parece espolearla, ya que la distancia lejos de recortarse a mi me parece que aumenta, madre mía como corre esta mujer. Nos queda poco mas de un kilómetro para la meta y no se si podré mantener el ritmo, pero justo cuando estoy en este pensamiento, el corredor que va conmigo a relevos me dice que está echo polvo. Vaya, pienso, pues no soy yo sólo.

La carrera se está terminando y yo voy literalmente “bufando”, va a ser un último kilómetro agónico, estoy en un tris de bajar el ritmo y dejarme simplemente llegar a meta pero mi compañero parece haberse repuesto y vuelve a tirar de mi y del otro atleta que cierra el trío, atleta que tarda poco mas de cincuenta metros en descolgarse también definitivamente. Tras el giro de noventa grados a la derecha que da acceso a las instalaciones del Polideportivo recortamos considerablemente la distancia con la tercera chica, ya se huele la meta y esto me hace sacar lo poco que me queda en las piernas para lanzar un pírrico esprint final, que me hace emparejarme con la marroquí y hacer los últimos metros junto a ella.

Mi compañero de viaje nos ha pegado una pasada por la derecha que nos ha levantado el dorsal y justo detrás de él entro en meta parando el crono en una hora, quince minutos y treinta y tres segundos. No me esperaba hacer esta marca, salía a por hora dieciocho mas o menos, pero el haberme visto arropado durante los primeros kilómetros por un buen grupito me ha animado y con el transcurrir de la prueba me he ido animando. Estoy muy contento porque no me lo esperaba, de echo he pasado el kilómetro quince mas rápido que el tiempo neto que hice en Tres Cantos hace quince días en la carrera cuya distancia era precisamente esa, quince kilómetros.

Tras recoger una muy buena bolsa del corredor espero la llegada de mis compañeros, siendo Pedro y Carlos los primeros en llegar haciendo una marca espléndida de hora y veinte minutos, el resto tardarán algo mas en llegar por lo que me quedo helado al no poder ponerme ropa de abrigo ya que está en el coche de mi cuñado, me sorprende gratamente el forista “Bebeto” quien ha realizado una mas que espléndida media maratón, no sabía que corría tanto, ha sido toda una agradable sorpresa.

Una vez llegados todos a meta comentamos brevemente nuestra carrera y nos marchamos para casa. Luego vendría una comida en familia con hermana, cuñado y sobrinos y tarde perruna jugando a la Play con mi hijo y sobrinos y con esa sonrisa en la cara que nos deja el buen sabor de boca de una carrera agradable. Ahora toca recuperarse durante los próximos quince días para enfrentarme de nuevo a la distancia del medio maratón, en la que será la Media Maratón de Fuencarral, donde nos espera un perfil mucho menos amable que con el que nos ha recibido Getafe en el día de hoy.

Mucha salud para todos/as.

Alex
video

9 comentarios:

Rosa dijo...

Gran post y mejor carrera!!

yonhey dijo...

Muy bien Piraña, como siempre unos tiempazos, enhorabuena.

maratonman dijo...

http://3.bp.blogspot.com/_eP7shd-S5rg/TUajsahx_HI/AAAAAAAADLI/2lj3tH2Omxs/s1600/DSC_6464.JPG
Ese es el enlace de una foto tuya que he visto en otro blog.Felicidades por esa gran carrera y definitivamente vuelves por tus pasos y te veo muy motivado,asi que este año pinta muy bien para ti,que la suerte te acompañe y sigas dando buenas noticias.Gran cronica,da gusto leerte.
Un abrazo.

José Manuel dijo...

Ya estás fino, campeón, este año a por todo!!!. Siento no haberte visto. Un abrazo,

Jose

maratonman dijo...

Te dejo tambien el enlace del blog del tal arturito el que te paso en plan bala cerca de la meta,asi ves como vio y comento el la jugada.Veras que tiene otra foto tuya pero ya la tienes asi que por eso te he pasado la que supuse que no tenias.
http://altran-tran.blogspot.com/
Que siga yendo todo perfecto.

Alex dijo...

ROSA:
Me alegro de que te halla gustado el post, ya me he pasado por tu blog y te he dejado un comentario, enhorabuena por esta media maratón y mucho ánimo para los maratones que tienes por delante.

YONHEY:
Gracias por la enhorabuena, espero que ya te encuentres mejor físicamente y poder saludarte mas pronto que tarde en alguna carrerita.

TORCAS
Fino, no estoy, podría decirse que voy poco a poco encontrándome. Una pena no haberte visto, estuve un rato buscándote entre la masa de corredores en la zona de dorsales pero no lo conseguí.

MARATONMAN:
Muchísimas gracias por los enlaces y por la foto, me ha hecho mucha ilusión. Efectivamente creo que voy encontrando de nuevo la motivación para seguir participando en carreras, de momento y si el cuerpo no se resiente seguiré colocándome algún dorsal.

En cuanto al blog que me comentas acabo de leerlo y como ves la percepción de la carrera depende del punto de vista de cada corredor. Seguramente hay tantas versiones de carrera como corredores componen la misma. Vaya desde aquí mi mas sincera Enhorabuena a Arturo por la fenomenal media maratón que realizó y porque en todo momento iba lanzando palabras de ánimo al grupo.

Sólamente discrepo con él en un par de cuestiones, y con esto no quiero entrar en ningún tipo de polémica, solo son mis impresiones: La primera es que dice y copio literalmente “nadie se animaba a tirar del grupeto”, (He colgado alguna foto mas aquí en el blog donde se ve claramente quien o quienes tiraban del grupeto), y por otro lado indica que “Llegando al km20 damos caza a la tercera mujer”, lo que tampoco se corresponde con la realidad ya que según se puede apreciar en la última foto del blog, que está hecho justo a la entrada al polideportivo que es ya el kilómetro 21 todavía no la habíamos alcanzado.

Mucha salud para todos/as.
PIRAÑA

Arturo Pardo Gonzalez dijo...

Hola Alex

Hicistes un carrerón , la crónica de tu carrera perfecta , mejor detallada no se puede hacer , tienes una memoria fotográfica increíble , tendré que aprender mucho de tí.
El corredor que llegó contigo fuí yo , gracias por tu post en mi blog.

Te seguiré en tus carreras y seguro que nos vemos en otra.

Ha sido un placer conocerte en persona,correr a tu lado y poder leer tu blog.

Un saludo
Arturo

La Gacela dijo...

Felicidades Piraña !!! poco a poco te estas poniéndo al nivel en el que debes estar ...

... por debajo de 1h16 ... y ahora supongo que ya estarás pensando en maratón, verdad ??? suerte y a seguir a tope

Alex dijo...

ARTURO:
También disfruté bastante de la carrera yendo contigo, espero como dices poder coincidir en muchas carreras mas y formar buenos grupitos que al final, nos benefician a todos.

GACELA:
Gracias por las felicitaciones, el nivel, en principio ya va siendo secundario para mí, ahora me centro en no lesionarme y seguir disfrutando por muchos años del atletismo.

En cuanto al maratón, efectivamente tienes razón, no en vano ya estoy apuntado al MAPOMA.

Un saludo.
PIRAÑA.