domingo, 17 de abril de 2011

34 MARATON DE MADRID (MAPOMA)







Cuando se comienza a pensar en una maratón normalmente se hace con algunos meses de antelación, y desde el mismo día en el que se toma la decisión de participar empiezan las ilusiones, los objetivos, los sueños y como no, los entrenamientos.
Llevo participando en el maratón de Madrid desde el año 2004, y si hay algo que se repite puntualmente, dando igual que sea la primera que la décima prueba, y es algo que no falla a su cita, es el estado de nervios que antecede a la carrera. Días previos sin conciliar bien el sueño, esas mariposillas en el estómago, así como amigos y familiares preguntando eso de ¿El domingo correrás el Maratón no?, sumado a un conjunto de dudas del tipo, ¿Habré entrenado lo suficiente?, ¿Me habré pasado de rosca?, ¿Estaré alimentándome bien?... dudas que nosotros mismos nos respondemos intentamos auto-convencernos de que todo marcha bien.

Bueno, pues todo eso, en esta ocasión se veía acrecentado por los resultados de unos análisis cuyo resultado no eran del todo satisfactorios y los que, a una semana escasa de la gran carrera, me dejaron un tanto desconcertado. Aunque con pocos días para reaccionar, creo que al final pude paliar en parte una anemia moderada a base de cambiar la conocida dieta de hidratos de carbono por otra de mejillones, berberechos y demás delicias traídas del mar, en este caso cambié la agricultura por la pesca. Aunque el run-run en la cabeza me ha ido acompañando durante los últimos días haciéndome plantear como debía afrontar la prueba, bueno mas bien convenciéndome de que debería tomarla con calma para evitar males mayores.

El sábado día en el que cumplí 42 años, acompañado de mi mujer y mis dos hijos fuimos a recoger el dorsal a la Feria del corredor y allí pudimos hacernos unas fotos junto a dos de mis atletas preferidos, por un lado Arturo Casado y por otro Rafael Iglesias, ambos estuvieron muy amables conmigo y con los niños y en el caso de Rafa me pareció muy humano y accesible. Luego en la tradicional comida de la pasta comeríamos junto a un grupo de atletas de Ciudad Real que nos hicieron pasar un rato muy agradable invitándonos a probar muchas de las viandas que ellos mismos traían como queso, chorizo, tortillas de patatas, salchichón, ya que, según ellos, al no poder repetirse el plato de pasta con esto no se quedaban con hambre, doy fe de que efectivamente hambre no pasaron.
Luego ya por la noche dormiría poco como era de prever.

Sea como fuere, esta mañana de un precioso domingo de Abril en Madrid, me he levantado tempranito y tras despedirme de mi mujer y dejar a mis hijos durmiendo plácidamente en la cama, me he marchado en Metro al encuentro de mi cuñado Alejandro que también ha tomado parte en la Maratón. Ya los dos juntos, hemos seguido en Metro hasta llegar al edificio del Ayuntamiento de Madrid (antes propiedad de Correos) donde hemos de encontrarnos con más amigos que llegan desde Vallecas y Velilla de San Antonio. Mientras esperamos, me hace mucha ilusión saludar a Angelín de Villena, un tío que me parece super-majo, así como también tengo ocasión de encontrarme nuevamente con Javi Sanz, quien para mí ha sido la persona a la que le debo mi relación con el Maratón, ya que leyéndole me inculcó las ganas de participar en ellos, no en vano es un gran conocedor de estas pruebas de fondo y un auténtico experto en la materia, llegando a sumar en sus piernas la friolera de 66 maratones.

A la hora convenida aparece algún amiguete mas como Carlos quien tiene en mente atacar las tres horas y a buen seguro que lo conseguirá porque desde luego la marca la lleva en sus piernas, es un chaval con una progresión en los últimos años impresionantes y tiene genética para lograrlo. Esperamos al resto de amigos pero algo ha debido suceder porque a las ocho y media todavía no han aparecido, así que nos vamos poco a poco hacia la zona de salida. Saludo a algunos muy buenos corredores como es el caso de Arturo que participará en los diez kilómetros y paulatinamente vamos tomando contacto con la zona vallada donde a modo de redil los corredores esperaremos la salida.

Carlos y Alejandro se quedan en una zona delantera de la gran masa de corredores que forman las dos carreras, ya que este año nuevamente la organización tiene la mala costumbre de juntar dos pruebas en una sola salida, así estamos por un lado los que disputaremos el Maratón y separados por una valla los que lo harán en los diez kilómetros. Yo me voy hacia la zona delantera donde al tener un dorsal preferente me doy el gustazo de calentar junto a la élite de la prueba, así estiro también al lado de atletas profesionales que tomarán parte en los diez kilómetros como son Jesús España y Rafael Iglesias. También puedo saludar a atletas muy buenos también aunque menos conocidos como es el caso de Juanjo, mas conocido en los foros como “Poliloco”.

Los paracaidistas bajan de un cielo despejado de nubes y queda muy poquito para que de comienzo la prueba, caliento todavía un poco mas pero algo me hace saltar las alarmas, son unos pinchazos en la parte derecha de la ingle, (que ya he notado esta semana pasada entrenando) y que espero que al calentar desaparezcan como en otras ocasiones. La organización poco a poco nos va acorralando bajo el arco de salida y un minuto antes de las nueve de la mañana según mi reloj comienza la competición. Estoy en primera fila, pero pronto me empiezan a pasar corredores por todos lados, y en las primeras zancadas noto que los pinchazos de la ingle se intensifican, debo tratar de ir tranquilo los primeros kilómetros y calentar bien la zona para intentar que desaparezcan.
El paso por el primer kilómetro lo hago muy tranquilo, al igual que el del segundo donde los pinchazos ya comienzan a remitir, así que aprovecho para incrementar un poco el ritmo y unirme a un grupo bastante numeroso que me precede y donde van todas las africanas.

En Nuevos Ministerios recibo los ánimos de toda mi familia, mujer, hermana, hijos y sobrinos quienes están apostados encima del puente y me aplauden sin parar, así da gusto correr.

Vamos en perfil de continua subida pero al ser los primeros kilómetros no hacen demasiado daño ya que todavía las fuerzas están intactas. Al paso por el estadio de fútbol Santiago Bernabéu, la carrera se divide y los corredores de los diez kilómetros nos abandonan por la derecha, girando los maratonianos hacia la izquierda. Pasamos el cuarto kilómetro y sigo inmerso en un numero grupo del que únicamente marcha destacada una atleta extranjera muy rubia que parece no querer correr bajo la seguridad del grupo, aunque las keniatas sabedoras que esta carrera es muy larga la dejan irse simplemente a una distancia de unos veinte metros teniéndola en todo momento controlada.

En el kilómetro quinto está el primer puesto de avituallamiento donde sin sed pego un par de sorbos a una botella de agua, mas que nada por seguir esa regla de oro que dice que en un Maratón hay que beber en todos los puestos. En Plaza de Castilla giramos a la derecha buscando el sexto kilómetro y aquí el grupo empieza ya a perder unidades, todas ellas masculinas, la carrera sigue por el Paseo de la Habana, donde nos merendamos el kilómetro siete, y el ocho nos recibe dándonos paso a la Avda. de Pio XII. En todos estos tramos el público brilla por su ausencia, bien es verdad que son las zonas menos interesantes de seguir desde el punto de vista del espectador, así como que todavía es un hora temprana para Madrid teniendo en cuenta que es Domingo (de ramos para mas señas).
En el kilómetro nueve ya el grupo es un poco más pequeño todavía, en este punto todo cambia un poco ya que alcanzamos a un atleta keniata del club “Kafewake” que se ha ido dejando caer del grupo delantero y se une a nosotros con la intención de hacer de liebre para las chicas, decido dejar las posiciones intermedias del grupo y unirme a él en las labores de liebre y en poco metros ya estamos los dos codo con codo marcando un ritmo cómodo en torno a tres treinta y poco por kilómetro. Así pasamos el décimo kilómetro donde hay otro nuevo puesto de avituallamiento, las africanas por su parte recogen sus botellas personalizadas, y yo por la mía me meto un “buchito” de agua.

Los kilómetros pasan deprisa y cuando nos damos cuenta ya estamos rebasando el once, voy a relevos con el keniata marcando el ritmo, así como indicándoles los baches en el asfalto a las féminas que nos preceden, los bordillos en los giros, etc.. Pasado el kilómetro doce vuelvo a ver de nuevo a toda mi familia al completo, choco las manos con los mas pequeños y recibo los ánimos y aplausos de todos ellos. Mi mujer Lourdes me anima a seguir en el grupo y yo como soy muy bien mandado le hago caso.

En la pequeña, pero continua, subida por Raimundo Fernández Villaverde el keniata me indica que baje el ritmo porque alguna de las chicas cede un poco, así lo hago y le indico que lo marque él, poniéndome a su estela. Pasamos el kilómetro que los mas supersticiosos se negarían a nombrar y tras un giro a la izquierda en la rotonda de Cuatro Caminos repleta de público buscamos la Avda. de Filipinas y con ella el kilómetro catorce. En este punto se une a la comitiva una especie de quad con los anagramas de la cadena televisiva Telemadrid que en un principio lo que hace es estorbar un poco e insuflarnos el humo que va desprendiendo, pienso que realizará algunas tomas y se marchará igual que ha venido, pero no, poco después llega también una moto que transporta a una reportera y compruebo que la intención es continuar delante de nosotros.

En el kilómetro quince nada ha cambiado, seguimos a relevos el keniata y yo, y a nuestra estela todo el batallón de africanas que deben ser como seis o siete. A veces el africano incrementa bastante el ritmo para luego bajarlo de repente cuando comprueba que alguna de las chicas lo pasa mal, otras veces soy yo el que lo marca teniendo la precaución de no dar tirones para no perjudicarlas. Nuevo avituallamiento personalizado para ellas y un vasito de Gatorade en este caso para mi. Aprovecho para llevarme a la boca un trocito, de los tres que llevo en el bolsillo, de la barrita energética que dividí en tres partes para irla comiendo poco a poco.

Entre el quince y el dieciséis pica un pelín para arriba el perfil y se baja un poco el ritmo en el grupo pero enseguida vuelve a acelerarse descaradamente al encarar la calle Fuencarral donde comienza a congregarse numeroso público. El kilómetro diecisiete y medio nos presenta a una Gran Vía como solo puede verse en días como éste, totalmente limpia y despejada de vehículos y flanqueada por gente aplaudiendo a los atletas que durante algunas horas nos hacemos dueños de las calles de Madrid. Giro de noventa grados en Callao para rebasar el kilómetro dieciocho y pasar por uno de los puntos con mas animación de la prueba, una Puerta del Sol henchida de gente animando y aplaudiendo a nuestro paso que nos hace sentirnos importantes, y consigue que el paso por este punto se convierta siempre en uno de los momentos mas emocionantes del Maratón. La calle Mayor no le anda a la zaga y los ánimos son constantes en todo su recorrido donde al finalizarlo se encuentra una de las duchas que la organización ha ido instalando a lo largo del recorrido y a la que el grupo al completo evitamos.

Giramos a la derecha dejando a un lado la Catedral de la Almudena, y durante algunos metros dejamos de disfrutar del sol y la luminosidad de esta mañana de domingo para soterrarnos bajo un túnel con bastante desnivel, tanto de bajada como de subida, que nos hace perdernos el paso por uno de los puntos mas bonitos del recorrido como es el Palacio Real.

Tras dejar atrás el kilómetro veinte comienza la calle Ferraz que pica descaradamente hacia arriba y donde el ritmo del grupo se incrementa bastante por parte de una corredora buscando alguna señal de debilidad en alguna de sus contrincantes, cosa que no sucede. Pasamos la media maratón a buen ritmo y en el siguiente avituallamiento ya les voy recogiendo el agua en los avituallamientos, así me hago con tres o cuatro botellas y las reparto entre ellas. En la Avda. de Valladolid el keniata que va de liebre pega otro acelerón y aquí si una de las chicas se queda un poco rezagada, él se da cuenta y supongo que al no ser de las que son de su partida pega un nuevo cambio de ritmo y lo incrementa un puntito mas.
En éstas llegamos a la estación de Príncipe Pío y con ella el kilómetro veinticinco, donde me espera Lourdes con los niños, mi mujer me entrega un gel y mi hijo mayor hace lo mismo, les envío unos cuantos besos y ellos me devuelven unos aplausos cargados de energía, mas de la que los geles me puedan aportar de aquí en adelante.

En este kilómetro veinticinco el keniata que venía de liebre se hace a un lado y se retira, quedándome solo en el grupo de las seis africanas que todavía continúan compactas, yo por mi parte continúo en cabeza ya que voy muy cómodo y las sigo marcando el ritmo.

Entramos en la Casa de Campo a buen ritmo, me llevo a la boca otro pedacito de barrita y en el kilómetro veintiséis recibo los ánimos de Torcas, un amigo-forero al que me une una bonita amistad desde hace algunos años, desde aquí quiero agradecerle sus ánimos que me llegaron a lo mas profundo, gracias Jose.

Continuamos por el Pº de los Plátanos y en el siguiente avituallamiento vuelvo a coger agua para la mayoría del grupo repartiéndola entre ellas y quedándome una botella para pasar el gel que me acabo de llevar a la boca y que es mas pastoso de lo que yo me esperaba. El ritmo sigue siendo bueno y de vez en cuando miro hacia atrás porque no quiero perjudicar a ninguna de las atletas, yo no tomo parte por ninguna de ellas y no sería justo que lejos de la labor de liebre hiciese la de lanzador para alguna de ellas. Si noto que alguna sufre algo mas de lo normal bajo un poco el pistón hasta que las cosas vuelven a la normalidad.

Cerca del kilómetro veintiocho una de las chicas sale del grupo con la clara intención de marcharse hacia delante, yo me hago a un lado y enseguida un par de ellas saltan a buscarla para una decena de metros después volver a la disciplina del grupo. En cuanto las cosas se han calmado nuevamente me pongo en cabeza y marco el ritmo otra vez.

Al paso por el kilómetro veintinueve y mas concretamente en el treinta ya las noto mas nerviosas y con ganas de empezar las hostilidades así que me aparto a un lado y las dejo hacer, aunque todavía el grupo seguirá compacto hasta el kilómetro treinta y uno, no así en el treinta y dos, donde antes de abandonar la Casa de Campo ya el grupo se ha visto reducido a cuatro atletas etíopes, ya que las dos keniatas se han descolgado unos metros al no poder entrar al cambio que un par de etíopes han realizado.

Al salir de la Casa de Campo y en vista de que la distancia entre las etíopes y las keniatas es cada vez mayor y ya no van a entrar en el grupo, decido nuevamente pasar a encabezarlo. Tras una larga bajada giramos a la derecha buscando el kilómetro treinta y tres donde recibo los ánimos de Natalia, una compañera de trabajo y excelente persona. Todo el Pº de la Ermita del Santo, el Puente de San Isidro con su kilómetro treinta y cuatro, así como el Pº de la Virgen del Puerto lo hago tirando del conjunto, pero ya en los dominios de la Ronda de Segovia y el Pº Imperial poco a poco voy dejando paso a las africanas al notar que van con ganas de probarse entre ellas mismas. No me equivoco ya que poco después en el kilómetro treinta y siete empiezan las escaramuzas, hay saltos continuos entre ellas hasta tal punto que en alguno de ellos me quedo descolgado, aunque luego cuando se van dando caza y se relajan, de nuevo vuelvo a contactar. Esto será ya una constante hasta el final de la carrera, por lo que salvo un par de ocasiones mas en las que se tranquilizan un poco y vuelvo a tomar la cabeza, ya son mas en las que me quedo a cola de grupo disfrutando en primera línea de sus contiendas.

Mientras voy distraído con el devenir de la carrera no soy consciente de que ya llegamos al kilómetro treinta y ocho y empiezo ya a notar los efectos devastadores de los kilómetros en mis piernas, ahora ya los kilómetros pasan mas lentos así que el treinta y nueve tarda en llegar. El paso por Atocha es como siempre bastante emotivo por la gran cantidad de público que se concentra para animar, pero ahí empiezan las cuestas que mas se atragantan en esta carrera y donde bajo el ritmo de manera progresiva. En el kilómetro cuarenta ya la guerra entre las chicas es abierta y definitivamente me descuelgo del grupo, esa no es mi guerra. Aprovecho para tomarme el último gel que ya tendrá que ser suficiente gasolina para llevarme hasta la meta y al tran tran y a una decena de metros de ellas acabo con la calle Alfonso XII y llego al kilómetro cuarenta y uno a los pies de la Puerta de Alcalá, en este punto todavía me engancho de nuevo con las africanas, pero será un espejismo ya que un nuevo cambio por parte de una de ellas hace que se alejen de nuevo. Yo no sigo ya ningún tirón, voy pensando simplemente en llegar al kilómetro cuarenta y dos donde me espera Lourdes con mis hijos y seguramente el mayor de ellos estará esperándome nervioso para acompañarme hasta la meta. Efectivamente así sucede, en cuanto llego al kilómetro mas esperado de todos, mi hijo está esperándome ansioso por correr a mi lado, tan ansioso que si no le sujeto un poco me deja atrás. Muy emocionado y contento cruzo una vez mas la línea de meta junto a él y le dedico el mayor de mis besos, es el mejor premio que un padre puede tener y me siento muy afortunado por ello.

Al final mi puesto ha sido el veintiséis quedando cuarto de mi categoría, no está nada mal y ya lo hubiese firmado hace una semana cuando me amenazaba la anemia. Me he quedado con un muy buen sabor de boca y he disfrutado muchísimo esta carrera, ahora toca descansar y pensar en próximos objetivos. Como siempre tengo que agradecer a mi mujer Lourdes el encargarse de toda la logísitica con los pequeños que me hace poder tomar parte en las carreras de una manera mas tranquila.

Salud para todos/as.

20 comentarios:

poliloco dijo...

Enhorabuena, has hecho un carrerón impresionante. He ido contigo hasta el km 5 y cuando te has ido con las africanas te he visto que ibas muy fuerte.
Un saludo

Landes dijo...

JOOOODER que carrerón Alex, enhorabuena, menos mal que ya no vas a las carreras a competir duro...

La Gacela dijo...

Que buena crónica Alex, que cantidad de detalles me has dejado impresionado, no obstante te conoces la carrera como el pasillo de tu casa.
Me acuerdo cuando comenzaste a correr esta temporada y mira poco a poco te has puesto como una moto. Me alegro y grande también el dominio de la logística con la familia.

Un abrazo

Antonio Perea dijo...

Bueno bueno bueno, menudo carrerón, me quito el sombrero, eres un fondista portentoso. Un saludo!

mannarro dijo...

eres una maquina pichita, de mayor quiero ser como tu.igual que yo este año ni una competicion aun asi uno sigue corriendo,eso no lo dejo ni de coña.
CAMPEON
UN ABRAZO

Arturo Pardo Gonzalez dijo...

Mi más sincera enhorabuena y admiración por el gran talento que tienes , para quitarse el sombrero.
Te ví pasar en la ronde de Valencia con las africanas e ibas fantástico para ser el km que era.

Muchas felicidades y como te dije en la carrera "eres un fenómeno"

Un abrazo
Arturo

José Manuel dijo...

Gracias por tu bonita crónica Alex. ¡Qué emoción vivir una carrera así!. Ya pueden estar contentas las chicas por haber tenido una liebre de lujo como tu. Un abrazo campeón.

Carles Aguilar dijo...

me ha encantado leer tu crónica... Correr así es todo un lujo.. Y además prácticamente todo el Maratón ejerciendo la tutela de las africanas... A seguir en esa línea...!! Saludos..!!

Gorka Apraiz dijo...

Me quito el sombrero! Vaya carrerón y que sensación de tranquilidad trasmites... Si no tenía dudas de tu calidad, después de esto me demuestras que eres un auténtico crack!! Hacer ese tiempo en Mapoma está al alcance de muy pocos, y eso se ve en la clasificación. De verdad, todavía estoy flipando!! Mi sincera enhorabuena

Lourdes dijo...

Este año hemos disfrutado mucho y a la vez hemos sufrido, porque eramos conscientes de tus problemas (lesiones, anemia, etc).

Eres todo un campeón, cuando te vi en el Km. 12 o 15 no me acuerdo con el grupo de las negritas, y tirando del grupo, nos pusimos como motos, hasta tal punto que el niño me regañó por no darte el gel,,,

En Principe Pío, cuando volviste a pasar con ellas y que se retiraba uno de ellos, imaginate el subidón que le dio a tu hijo y a mí, que coño!!!!

No puedo expresar aqui lo que sentimos, pero si te puedo decir que te lo mereces, que has echo brivar de emoción a toda la familia que no se despegaron de la tele.

Te lo mereces, te vi disfrutar mucho, enhorabuena!!

Bsssss. T.Q.M.

maratonman dijo...

Me alegro mucho que estes de nuevo donde te corresponde,ahi adelante,dando guerra,dandolo todo,eres todo un ejemplo de superacion.Ademas se ve que has nacido para correr la maraton,eres todo un diesel, un diesel que va muy rapido y mas cuanto mas larga sea la carrera,encima te has dado el lujo de hacer de liebre de las africanas y la marca y tu puesto impresionantes.FELICIDADES CAMPEON¡¡¡¡,yo tambien me quito el sombrero.

Anónimo dijo...

Impresionante. . . sin palabras eres todo un makinon!!! Enhorabuena por la gran carrera. . . MUY POCOS pueden conseguir tus tiempos.

Un saludo,
iñigo

Darío Collado dijo...

Tremendo!
Todavía no tengo el placer pero te llevo leyendo desde que Arturo me dijo 'mira, éste es el tipo que terminó conmigo la Media de Getafe por debajo de 1h16' y el domingo, estaba junto a él cuando nos cruzamos en la salida.
No sé que me impacta más, la crónica o la carrera. Espectacular el detalle, las sensaciones, TODO.
Y esa marca en Madrid, pues, sencillamente genial.
Mucha saluda y kilómetros, enhorabuena, disfrútalo de verdad, y qué grande poder compartirlo con una familia que te apoya de esa manera.
Un saludo muy respetuoso.

Alex dijo...

POLILOCO:
Fué un placer saludarte antes de la prueba, he visto tu clasificación y es para darte la Enhorabuena a tí también, eres un magnífico corredor de maratón.


LANDES:
Gracias por la enhorabuena, que sea también para tí por haberla completado. Por cierto, me alegro que hayas vuelto a reabrir tu blog.


GACELA:
Me alegro que te guste la crónica, es cierto que conozco bastante bien esta maratón, no en vano llevo participando en ella ocho años. El dominio de la logística con la familia, al igual que el resto de las cosas, también se entrena, ja, ja..

ANTONIO:
Un saludo para tí también, ya me he pasado por tu blog y he dejado algún comentario.

MIGUEL:
Eso está bien, que no lo dejes, la clave de todo es la constancia. Te hemos echado de menos esta Semana Santa en el pueblo, nos hemos acordado mucho de tí.

ARTURO:
Me hizo mucha ilusión el saludarte nuevamente, y aquí fenómenos somos todos ya que todos compartimos la misma afición y con la misma ilusión.

TORCAS:
Es cierto que es emocionante, se viven desde dentro todos los nervios y las estrategias de las “élite” y eso hay veces que pone la carne de gallina (bueno y las piernas como morcillas, también es cierto....).

CARLES:
Saludos también para tí, me alegro que hayas disfrutado leyendome, solo por eso ya merece la pena el estar un ratito delante del ordenador tecleando mis impresiones.

GORKA
Gracias por tus palabras tan amables, les doy mucho valor viniendo de tí, ya que considero que eres un auténtico campeón y con un margen por delante todavía de mucha mejora. Espero que estés disfrutando mucho de tu nueva bici, pero no te olvides de correr ¿eh?, ja, ja..

LOURDES:
Que decirte, sabes de sobra que os debo todo a los niños y a tí, sin vosotros nada sería igual, ni la motivación, ni las ilusiones, nada.
Os quiero mucho y de verdad hacéis que a veces saque fuerzas de donde no las hay para llegar a la meta y reunirme con todos vosotros.

MARATONMAN:
Efectivamente tienes razón en cuanto a que soy un diésel. Las carreras mas cortas y explosivas resultan un poco agónicas para mis 42 años. Prefiero distancias mas largas en las que cojo mi marcheta y me dedico a rodar. Muchas gracias por tus felicitaciones, espero que tú sigas en la buena línea que llevas ultimamente.

IÑIGO:
Gracias por tu enhorabuena, los tiempos están al alcance de muchos corredores, solo hace falta fuerza de voluntad, constancia y un poco de suerte el día de la carrera.

DARÍO:
Espero poder conocerte pronto en persona, por tus palabras se desprende que eres un buen tipo y gente así es la que hace falta en este mundo en el que vivimos. Se nota que tú también disfrutas con este deporte, así que enhorabuena por ello.

Un abrazo a todos/as y mucha, mucha salud.

Ironmind dijo...

Alex, soy amigo de Arturo y con tu permiso llevo un tiempo leyendote.
Da gusto leer tus crónicas y sobre todo merece de admiración lo fuerte que estás físicamente por tus tiempos como por tu mentalidad.
Enhorabuena por tu carrera y espero que al menos sufrieras un poquito corriendo con las africanas y no lo digo de mala fe, todo lo contrario, lo digo para que nos parezca que hacer esos tiempos no es tarea fácil y detrás hay mucho trabajo.
Leyéndote, con esa frescura mental que corriste, esa tranquilidad, todos los detalles que recogiste durante la prueba ... parece que las acompañaste en bicicleta en vez de ir corriendo ... jaja.
Toda mi admiración, respeto y envidia saludable desde aquí para un deportista como tu.

Anónimo dijo...

Grande Alex, GRANDE!!!

Un abrazo

Rober (Moratilla)

Santi Palillo dijo...

Joer Alex, acabo de hacerme un maratón contigo a toda leche, veo africanas por todas partes :-)

Enhorabuena por la carrera y sobre todo por disfrutar tanto el maratón que incluso eres capaz de recordar los detalles, a mi me pasa lo mismo solo que voy mucho más despacio.

Enhorabuena también a los tuyos que saben apoyarte de esa manera que tanto se agradece cuando estás corriendo.

Gran crónica, un abrazo

Anónimo dijo...

Hola "Piraña", he encontrado tu blog por casualidad, curioseando entre los que habéis corrido el Maratón de Madrid de 2011.

Soy un runner aficionado de 36 años que, tras haber corrido el MAPOMA en diez ediciones, entre 2000 y 2009, llevo dos años "en dique seco" porque tengo un crio chico que no me deja prácticamente ningún tiempo de entrenar (me ha sorprendido ver que tú si compaginas bien tu vida familiar -¿dos hijos, no?- con el entrenamiento diario).


Empecé a correr con 18 años para controlar mi peso, que empezaba a "demandarse" (tengo tendencia a engordar). Mis marcas siempre fueron "modestas pero dignas": debuté con 3h20' en 2000 (con 24 tacos), mejoré un poquito cada vez hasta llegar a 3h09' en 2003 y luego vino "la lenta pero una inexorable decadencia", hasta las 3h40' que tardé en 2009. Según iban aumentando mis obligaciones profesionales y familiares, bajaban más y más las horas semanales de entrenamiento: en mis buenos tiempos, entre correr, gimnasio y natación, hacía 9-10h/semana. Ahora es un milagro salir a trotar más de 2 veces en la misma semana. Y de nadar y de las pesas, casi ni me acuerdo...

Nunca fui sistemático: me limito a salir una hora a correr por el parque, sin series de velocidad ni hacer tiradas más largas casi nunca (todo lo más, algo de fartlek).

Ahora que, en verano, tengo algo más de tiempo, quiero volver a ponerme en forma, perder los 6-8 Kgs que he ganando en estos dos años "en excedencia" y planearme seriamente correr el MAPOMA (perdón: Rock´n´Roll Marathon de Madrid) de 2012.

Mi primer test, ahora en septiembre, será "La Melonera" de Arganzuela y quizás el "Madrid corre por Madrid". Y, según me vea, tal vez me anime a algún Medio Maratón otoñal de algún distrito de Madrid o por la provincia.

Seguiré tu blog para ver tus éxitos deportivos, ...y también para motivarme. Un cordial saludo, Mapoma-Man

Alex dijo...

IRONMIND:
Por descontado que sufrí, ja, ja… la procesión iba por dentro. Perdona no haberte respondido antes pero no he entrado mucho por el blog.
Un saludo.
ROBER.
Gracias, tío.
SANTI.
Muchas gracias, sobre todo por acordarte de “los míos”, ya sabes que sin ellos simplemente no sería posible.
Un abrazo.

MAPOMA-MAN:
Efectivamente tengo dos hijos pequeños, y compagino como puedo la vida familiar, laboral y la deportiva, no entreno con la intensidad que quisiera ni con la calidad que sería aconsejable, pero al menos sigo corriendo que es lo importante.
Intenta sacar algún huequecillo para ti que seguro que lo hay . Tu marca de 3:09 en maratón dice mucho de tu calidad como corredor y ya sabes el dicho, quien tuvo retuvo, con un poco mas de entrenamiento y constancia está claro que puedes conseguir los objetivos “realistas” que te puedas marcar.

Tu y yo tenemos algo en común y es que ninguno somos “sistemáticos” yo tampoco hago entrenamientos específicos, ni series, ni cuestas ni nada de eso que se supone ayuda a mejorar. Me limito igual que tú a salir a correr por el parque, unos días una hora, otros hora y cuarto y al ritmo que me piden las piernas cada día.

Si tienes previsto correr el Abril el Maratón de Madrid yo te aconsejaría que te plantases en la línea de salida con un par de medias maratones en las piernas, con eso un buen entrenamiento seguro que conseguirás tu propósito.

Por cierto, si mi blog te ayuda a motivarte para mi es todo un orgullo.

Un abrazo y mucha salud.
Alex

Mandie dijo...

Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

Thanks!

Mandie Hayes
mandie.hayes10@gmail.com